martes, 11 de abril de 2017

Despacho de un náufrago #1

[¡Ojo, spoiler!] El náufrago a su vuelta

En agosto del año 1974, tras millones de siglos de selección natural, nazco imperfecto. Visto un reloj que siempre marca la hora exacta diez minutos más tarde de la justa. Sin embargo, mientras escribo, la tiranía del tictac sucumbe a la de la imaginación. Habito un espacio donde el tiempo se vuelve plástico: puedo condensar una vida en diez segundos o existir horas en un fugaz escalofrío; puedo madurar las ideas en un presente infinito, construir un pasado real desde cualquier ahora o convertir mi voluntad en única soberana del destino. Escribir es esa singularidad de mi existencia donde no corro tras el tiempo para jamás alcanzarlo. Aquí, mientras revuelvo el vestidor de palabras, me sereno del resto de mi existencia: es un espacio íntimo, seguro, mi verdadero hogar.


Podría exponer una cronología de mi formación académica, de mis obras, hitos y metas; podría exhibir un escaparate de méritos a fin de demostrar cuán capacitado estoy para para sacudir los sumideros, arquetas, albañales y cloacas de su alma; pero no lo haré, no vine ni a comprarles ni a venderme: novelo para invitarles. Permitan que me desnude con la única verdad: soy escritor porque, de lo contrario, viviría sin hogar. Aquí está mi hogar, son bienvenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario